¿Cómo garantizar la efectividad de tu mascarilla?

Natasha Mubeen Chida, profesora asistente de Medicina en el Hospital Johns Hopkins de Estados Unidos, describió en una entrevista reciente un simple truco para probar fácilmente la eficacia de una mascarilla. Con el símil de una vela, afirmaba que, si cuando soplas no puedes apagarla, es que la mascarilla está haciendo un buen trabajo. No es una prueba científica, pero puede ayudar a ver, de modo muy práctico, cómo las mascarillas ayudan a no emitir partículas.

Las máscaras, y los muchos mitos que vuelan en torno a ellas, dominan muchas de las conversaciones sobre cómo evitar la propagación de la COVID-19. Los médicos y la Organización Mundial de la Salud (OMS) señalan que estas cubiertas protectoras son una de las mejores opciones para combatir la pandemia que ya se ha cobrado tantas vidas. No obstante, con tantas telas, diseños y formas, ¿cómo puedo saber si mi mascarilla es efectiva? ¿Cómo puedes saber si te está protegiendo?

Filtración, ajuste y tipo de protección

Antes de nada, debe recordarse que las mascarillas son un medio complementario de protección, de modo que no debe olvidarse que hay que seguir cumpliendo con el resto de las medidas preventivas recomendadas por el Ministerio de Sanidad.

El ajuste en la nariz, el material de que está hecha, el filtro, la homologación, el lugar de producción, la comodidad... Todas estas características determinan la calidad de una mascarilla, así como su efectividad. Científicos del Consejo Superior de Investigaciones Científicas (CSIC) redactaron un informe sobre la transmisión de la COVID-19 y los requisitos que debe tener una mascarilla para ser efectiva. Según este informe, la calidad de las mascarillas depende principalmente de tres factores:

  • El ajuste del dispositivo a la fisonomía humana, es decir, la ausencia de fugas. En este sentido, tal como recomienda el Ministerio de Sanidad, debe ser una mascarilla que quede bien ajustada y que no deje grandes espacios con la cara. 
  • Si el objetivo de la mascarilla es protegerse a uno mismo o proteger a los demás. Por ejemplo, las mascarillas quirúrgicas están diseñadas para evitar que la persona que la lleva propague o emita patógenos. Por el contrario, las mascarillas FFP están diseñadas para proteger a la persona que la lleva de las partículas que hay en el ambiente. ¿Qué recomienda el Ministerio de Sanidad en este sentido?

Tabla qué tipo mascarilla usar

-Si eres una persona no infectada, se recomienda el uso de una mascarilla higiénica. No se considera un producto sanitario y puede adquirirse en cualquier establecimiento, pero es importante que el etiquetado incluya datos como la talla, si es reutilizable o no, las instrucciones de colocación o el tejido con el que se ha fabricado. Si es reutilizable, debe incluir instrucciones de lavado y el número máximo de lavados (es importante no exceder este número para que no deje de ser efectiva). Si no está envasada, la información debe aparecer en una etiqueta sobre el propio producto o en un folleto que debe entregarse.

-Si eres una persona infectada, se recomienda el uso de una mascarilla quirúrgica, que es la que estamos acostumbrados a ver en el entorno clínico y que sólo puede adquirirse en una farmacia. Su duración depende mucho del fabricante, pero no se recomienda utilizarla más de 4 horas. También debe cambiarse cuando se note húmeda o sucia. Según su eficacia bacteriana, esta mascarilla puede ser de tipo 1 o 2, algo que debe venir en el etiquetado. Para garantizar que es de calidad, asimismo, debe incluir en el etiquetado, además del tipo y la garantía de que están homologadas, algo de lo que te hablaremos a continuación para cada una de las mascarillas.

-Si eres una persona que vive en contacto con el virus o una persona vulnerable, se recomienda el uso de una mascarilla EPI. Hay de diversos tipos, pero para la protección frente a la COVID-19 se recomienda específicamente la FFP2. Su duración es la misma que la de las mascarillas quirúrgicas, y puede adquirirse en farmacias, establecimientos especializados y grandes superficies. El etiquetado también debe incluir el tipo de mascarilla y la homologación. La etiqueta también debe incluir si es o no reutilizable. 

  •       Eficiencia de filtración del material que compone el dispositivo: la capacidad de la mascarilla para capturar las gotitas que emite el usuario y que podrían ser portadoras de bacterias (eficacia de filtración bacteriana). Las mascarillas higiénicas deben tener una eficacia de filtración bacteriana del 90% o más. Las mascarillas quirúrgicas son de tipo I o de tipo II según su eficacia de filtración bacteriana (las de tipo II también resisten salpicaduras de sangre y otros productos biológicos), y deben tener una eficacia del 95% y del 98%, respectivamente. Por último, las FFP2 y FFP3 deben tener eficacias de filtración iguales o superiores al 94% y 99%, respectivamente.

Mascarillas homologadas

Como ya hemos mencionado, un aspecto importante es la homologación de las mascarillas. ¿Qué significa? En marzo de este año la Unión Europea (UE) liberó unos estándares (marcado CE) para la fabricación “libre” de mascarillas para hacer frente a la demanda creciente de estas. El marcado CE hace referencia a estándares de calidad de la UE y es obligatorio para determinados productos a la venta en los países miembros, hayan sido fabricados dentro o fuera de la Unión.
a

Color Pop Reprotect                    Foto: mascarilla Color Pop, de Reprotect

 Asimismo, la Asociación Española de Normalización (UNE) también elaboró varios documentos con los requisitos mínimos que deberían tener las mascarillas, con lo que se crearon las normas UNE específicas de España (cada país tiene las suyas). Es importante, pues, asegurarse de que la mascarilla que se está usando cumpla, al menos, la homologación de la UE (etiquetado UE) y la norma UNE específica de la mascarilla que se está utilizando.

En el caso de las mascarillas quirúrgicas, la norma que deben cumplir es la UNE EN 14683. Las mascarillas higiénicas deben llevar la norma UNE 0065, que establece los requisitos mínimos que deben cumplir las mascarillas higiénicas reutilizables para niños y adultos, y las normas UNE 0064-1 y UNE 0064-2, que establecen los requisitos de las mascarillas higiénicas desechables para, respectivamente, adultos y niños.

Por último, las mascarillas autofiltrantes FFP (del inglés filtering fat piece) deben llevar otra normativa (EN 149:2001+A1:2009), además del número del organismo notificado responsable de avalar dicho cumplimiento.

¿Puedes utilizar mascarillas sin homologación europea?

Ante la escasez inicial de mascarillas cuando comenzó la pandemia de la COVID-19, el Gobierno español permitió el uso temporal de mascarillas de los equipos de protección individual (EPI), específicamente FPP1, FPP2 y FFP3, que no hubieran seguido todos los trámites de homologación en España o en Europa (el único requisito necesario era aportar la documentación necesaria para demostrar que eran mascarillas seguras).

Recientemente, y para poder finalizar el stock existente, se alargó el plazo para la comercialización de estas mascarillas, que se acababa el 31 de septiembre, hasta el 31 de diciembre. Esto significa que en el mercado hay disponibles mascarillas equivalentes a las que llevan marcado UE, que tienen se identifican de forma distinta.

Por ejemplo: FPP1, FPP2 y FFP3 sería la nomenclatura europea, N95 la americana (NIOSH), y KN95, la china (norma GB2626). Es necesario concretar, no obstante, que estas mascarillas solo pueden adquirirse para compra pública, es decir, estas mascarillas EPI solo pueden ser suministradas al personal sanitario.

Hay algunas mascarillas higiénicas que no llevan ninguna especificación UNE, lo cual no significa que no proteja frente a la COVID-19. Algunas siguen otras normas, que deben figurar el etiquetado. La sospecha debe venir cuando una mascarilla no posea referencias a normas o ensayos, pues no podrá garantizarse un nivel de protección.

Con respecto a las mascarillas quirúrgica, todas deben llevar marcado CE. En el caso de que no cuenten con este, deben disponer de "autorización expresa" de la Agencia Española de Medicamentos y Productos Sanitarios (AEMPS), "cuyo número debe estar incluido en el etiquetado, indicativo de que cumplen con los requisitos y criterios de calidad de las mascarillas quirúrgicas".

Mascarillas caseras: ¿son seguras?

Existen materiales con los que se pueden hacer mascarillas caseras bastante efectivas, si bien nunca serán tan fiables como las que llevan homologación y se compran en distribuidores oficiales. Es importante que se ajusten bien a la cara y que se limpien cada día. Aunque como hemos dicho inicialmente no es una prueba científica, tratar de apagar una vela con la mascarilla casera puede ser muy práctico para comprobar su efectividad.